domingo, 23 de febrero de 2020

Puertorriqueña tiene sexo oral con su cuñado (Video Porno)

Puertorriqueña tiene sexo oral con su cuñado

Videos porno Amateur de dos jovenes teniendo sexo oral frente a la web cam en Puerto Rico. Lo más peculiar de esta situación es que la joven morocha que está mamando la polla, se lo está haciendo a su propio cuñado.
Debajo está el relato de toda la situación de esta hermosa joven infiel putita de 18 años de Puerto Rico y su cuñado también puertorriqueño.
En Chicas-Amateur puedes ver este y más videos porno gratis on-line, simplemente haz click en play, porno gratis fácil! Porno Amateur Gratis!!!


Video Porno Casero : Puertorriqueña tiene sexo oral con su cuñado



Relato erótico Puertorriqueña tiene sexo oral con su cuñado 


La primera vez que conocí a mi cuñado fue cuando viaje a Puerto Rico para bautizar mi sobrino. Nunca lo había visto por que mi hermana se caso con el yo viviendo por Estados Unidos. Mi hermana me sugirió que me quedara en su casa por que era mas espaciosa que la de mis padres. Así lo hice! Le dije a mi hermana que me quedaría en su casa los 15 días que había tomado en mi trabajo para bautizar a mi sobrino. Mis vacaciones coincidieron con las vacaciones que mi cuñado había tomado para bregar con lo del bautismo. El primer día me levante muy temprano para desayunar con mi hermana y esposo. En la mesa me entero que a mi hermana le habían dado en su trabajo solo tres días. Mas bien que yo estaría a solas con mi cuñado y el bebe (futuro ahijado) todo ese tiempo. Es un hombre que mide mas de seis pies de alto, ancho, espalda amplia, en fin un buen mozo. Ese día compartimos muchísimo.
Mi hermana me había mencionado que ella llegaba de su trabajo como a las 6 de la tarde. Pues como a las 4 me fui al tomar mi baño por quería estar lista para salir con ambos a cenar. Cuando salí del baño ya mi cuñado se había duchado y se encontraba dándole el biberón al bebe sentado en el sofá de la sala. Wow, estaba sin camisa y en pantalones cortos. No pude disimular y observarlo todito. Sus pechos, sus piernas, sus muslos y pantorrillas anchas. Que hombrote tenia de frente. Me senté cerca de el para acariciar a mi sobrino y pude notar el gran bulto que se pronunciaba en su entrepierna. Me puse media cachonda y quería saber hasta donde podía llegar Alberto. Me pare del sofá y le pregunte que si quería algo de la cocina ya que iba a buscar algo para tomar y este me dijo que gracias pero estaba bien. Aproveche y comencé a caminar hacia la cocina meneando mis grandes nalgas mas de lo usual. Yo sentía que me miraba y no pude aguantar de mirar hacia atrás, cuando lo hice, efectivamente, estaba mirándome el trasero. De inmediato volteó la cara y siguió dándole el biberón a mi sobrino. Me dedique esa tarde a darle unas buenas vistas de mi gran trasero. Caminando, bajándome a recoger cosas que intencionalmente dejaba caer, me quedaba en poses sugestivas, estoy segura que si le gusto mi trasero lo que le di fue un manjar de exposiciones a su mente y cerebro para que se hiciera una buena jalada a mi nombre.
Dieron las 6 de la tarde y llego mi hermana. Fuimos, cenamos y tomamos unos traguitos. Cuando llegamos ya era tarde. La joven que se había quedado a cuidar el bebe se fue de inmediato y mi hermana se fue a dormir rápido por que trabajaba en par de horas. Mi cuñado y yo nos requedamos conversando en la cocina. Después de varios minutos nos despedimos, el se quedo en la sala viendo tv y yo me fui a mi cuarto, quería tomar una ducha antes de dormir. Tome la ducha, me puse unos cortitos de nylon y una camisilla sin nada mas debajo y me acosté en la cama. Como a la media hora tenia una sed terrible así que fui a la cocina a tomar algo. Ya se encontraba todo apagado menos la luz de la sala. Me aligere un poco por que tal vez se encontraba mi cuñado aun despierto y cuando voy de camino por el pasillo escucho un chorro fuerte que salia del baño de visita. La puerta estaba semi abierta y tenia que pasar por allí para llegar al la cocina. Cuando pase, mire y allí estaba Alberto orinando con sus pantalones casi en las rodillas. Ohhh quede tan impresionada, su pene estaba flácido, pero así era inmenso. Soltaba un chorro de orín tan fuerte, se veía gordo y medio morado, tenia que medir como de ocho a nueve pulgadas así flácido. Tuve que quedarme a mirarlo con precaución el tiempo que mas pudiera. Cuando termino se sacudió aquella vergota de un lado hacia el otro que aquel movimiento se me quedo grabado en mi mente. Que pinga tan grande y gorda. Tan pronto comenzó a subirse los pantalones corrí hacia mi cuarto. Se me había quitado hasta la sed. Solo pensaba con aquella vergota. No pude evitar tocarme a nombre de mi cuñado esa noche.
En la mañana me despertó el motor del carro de mi hermana. Tan pronto escuche que se había marchado comencé a maquinar que podía hacer para atraer a mi cuñado. Abrí un poco la puerta, me quite toda la ropa, me acosté boca abajo y solo me tape una de mis nalgas. Pude oír pasos en el pasillo y estaba segura que era mi cuñado ligandome a través de la puerta. Odia escuchar su respiración aligerada, estaba segura que se estaba masturbando. Me movía de todas formas dejando que mi inmenso trasero quedara descubierto. Así estuve como 15 minutos, mas bien hasta cuando lo escuche irse a su cuarto. No podía dejar de pensar en la verga de mi cuñado Alberto. Me fui a caminar al parque, a ejercitarme y a tomar algo de sol. Cuando llegue a la casa fui directo al baño a ducharme. Me quite la ropa sucia y la metí en una mochila que tenia para eso. Cuando termine la ducha olvide la mochila en el baño y me fui a recostar un rato. Wow dormí como 4 horas, fui a tomar algo y a buscar la mochila al baño. Para mi sorpresa encontré la mochila abierta y la ropa sucia no se encontraba como la había dejado. Mis panties se encontraban en el fondo de la mochila debajo de todo. Cuando los saque estaban mojados, toda la parte donde queda mi chocha y ano estaba mojada. Lo toque y era algo espeso por áreas. El olor era de semen. Mi cuñado tenia que ser, allí no había mas nadie. Me dio coraje, quería gritarle lo desgraciado que era y decirle a mi hermana. Pero no pude, me puse los panties en mi nariz, me gustaba el olor a leche. Me sentía mojada y caliente, pensar nada mas que mi cuñado se hace la puñeta en mis panties sucios me excitaba. Me masturbe con mis panties. Me frotaba fuertemente, quería que mi chochita conociera el semen de Alberto. Que orgasmo tan fuerte, ohhhh. Desde ese día lo hacia con toda la intención. Dejaba mis panties sucios donde mi cuñado los pudiera ver. Y no fallaba, siempre que corría a buscarlos me encontraba con su semen. En una ocasión, me bañe, salí del baño, deje mis panties en el piso y salí por 10 minutos al colmado. Tan pronto llegue fui al baño y Alberto se encontraba adentro. Tardo como 5 minutos y cuando salio lo mire y pude ver que todavía llevaba un bulto grande en su entre pierna. Me saludo y no se detuvo, siguió caminando hacia el patio. Yo aproveche y fui a buscar mi regalo y wow, que clase de corrida se había dado. Aun estaba caliente y espesa. No pude aguantar y le pase el dedo recogiendo lo mas que podía y lo lleve a mi boca. Mi chocha comenzó a palpitar y mi clítoris duro pedía que lo acariciara. Me senté en el toilet y me frote el clítoris era un rió lo que bajaba de mi vagina. Me metí uno, dos y luego tres dedos con fuerza y velocidad aaaahhhhhhhhhh en menos de tres minutos ya había llegado a un orgasmo. Estuve varios días haciendo lo mismo, dejaba mis panties sucios en lugares donde mi cuñado Alberto pudiera encontrarlos, me los dejaba llenos de semen y yo corría a olerlos, lamer la leche y masturbarme. Un día me estaba bañando con la puerta abierta con toda la intención de que Alberto me ligara y me sorprendió lo que sucedió; tocaron en la puerta y cuando pregunte quien era, el me dijo soy yo chica, Alberto, por favor puedo entrar rapidito al baño? es que no llego al otro. Y yo con naturalidad le dije; entra, entra en confianza chico. Entro casi corriendo se paro frente al toilet, se bajo el zipper y saco aquel pene inmenso. Aquello cayo colgando, pero gordo, bien grueso, venoso y morado. Yo abrí la cortina de la ducha lo mire a la cara, le mire el pene y lo mire a la cara de nuevo y le dije; wow papi, que bien come mi hermana. Erre la cortina y le pregunte desde adentro; ella puede con todo eso? No me contestaba y de pronto abrió la cortina y se encontraba desnudo. Oh que hombre, que pinga inmensa, el grosor era lo mas que me llamaba la atención. Soy una mujer de un gran trasero. Mis nalgas blancas, redondas y bien paradas es mi mejor atributo. Y a eso se dirigió Alberto. Se bajo, me puso de espaldas y de esa forma me abrió las nalgas y comenzó a comerme el culo y la chocha. Me metía la lengua en el culo y en mi cosita. Me abría las nalgotas y metía toda su cara y después apretaba mis nalgas. Seguía estrujándose toda la cara en mi grandes nalgas, en mi culo y chocha. Me dijo que me inclinara completamente, que tocara el piso con ambas manos y que sacara la panocha para afuera lo mas que pudiera. Oh Dios, cuando me incline vi ese monstruo, que cosa mas grande, mas bien para mi era aterrorizante. El pene lo tenia bien parado. Aquéllo era gordo, bien venoso, estaba tan hinchado que parecía que iba a explotar. De tan tenso que estaba, brincaba de cada palpitación. Me dijo: Maritza mi amor, relajate bien mamita, te lo voy a empujar poco a poco hasta que las bolas te choque con la chocha Ohhhhhhhh sentía mi chocha estirarse como nunca. Se estiraba de ancho mientras sentía según lo metía pulgada tras pulgada. Cuando llego al fondo de mi vagina, estire mi mano para tocar cuanto bicho aun tenia afuera de mi chocha y wow puedo asegurar que aun tenia de 4 a 5 pulgadas por meter. Se detuvo al fondo de mi vagina y comenzo a darle puntazos a mi pared vaginal con la cabeza del pene. Mientras, yo me lubricaba la entrada de mi culito con mis propios jugos vaginales. Comencé a meterme uno y después dos dedos por el culo. Le daba un fuerte mete y saca, como si me estuviera culiando el culo con mis dedos. De momento mi cuñado Alberto se volvió como loco. Saco casi todo su pene, lo dejo por varios segundos afuera y de un solo empujón lo metió completo. Aaaaaaayyyyy que dolor, me molestaba, era gusto y molestia al mismo tiempo. Estaba dándome tan duro que casi me levantaba del piso. Comenzó a decirme suciedades;
El: Que buenas nalgas tienes mami, siempre he soñado con empujarte mi verga completa por ese culito.
Yo: Ayyy si papi que rico, cojeme por el culo papi, ponmelo pero suavecito papi. Avanza ponmelo en el culo que estoy por venirme y si me vengo no voy a poder aguantarte por el culo.
El: Ayy mami que buena tu estas, me gustan tus nalgas, blanquitas, te ves bien ancha mami, aaahhh que rica estas mami.
Yo: Papi que rico tienes ese bicho papi, lo tienes bien grande y duro. Me llenas bien cabrón papi. Ay que buen macho me estoy tirando. Nunca había sentido esto papi. Me estas estirando toda papi. Siento que se me estira pero bien fuerte. Aaaaayyyy así papi así, así mismo papi, me gusta mas ahí por debajo papi, ahi así papi así. Sigue dándome ahí mismo papi por debajo del cuello papi así que llegue a lo ultimo así mételo completo cuando me estés dando por ahí aaaayyyy ssiiiii papi que bicho estoy cerca papi. Estoy cerca me vengo papi, dame duro cabrón así puñeta aaaaaahhhh siiiiii ayyyyy coño papito que rico sigue coño. Ahhhhh ayyyy puñeta que haces??? Coño me duele!
Alberto metió dos dedos por mi culo y me alejo el orgasmo por el dolor. Creo que lo hizo con esa intención. Saco ese inmenso pene dejándome completamente vacía. Me sentía extraña, como nunca, quería seguir cogiendo. Alberto me tomo de la mano y salimos del baño, me llevo hasta el sofa de la sala. Allí me acostó boca abajo en el brazo del sofá. Me beso el arito del culo y me introducía la lengua. Me sobaba mis grandes nalgas y se jalaba una puñeta suavemente mientras me seguía sobando mis nalgotas. Mi cuñado me dijo;
El: Mamita, relajate ok. Te lo voy a empujar suavecito.
Comenzó a darme azotes con el pene duro y palpitante en las nalgas. Me lo pasaba por el culo y lo sacaba. Solo intentaba ponerme la puntita de la cabeza y lo sacaba.
El: Mamita no te trinques en ningún momento.
Yo: Aaaaaaaayyyyy cabron que dolor. Puñeta suave! Aaaaayyyy aaahhhrggg aaahhhhh ohhhhh Dios mio aaaayyyyy. Suave ya para para quédate ahí un ratito.
El: mamita solo te he metido como 4 pulgadas.
Yo: Papi es el grosor lo que me duele. Es el orto estirandose lo que me arde y duele.
El: Mami esto tienes que pasarlo rápido. Poco a poco te gustara!
Senti que con sus piernas me pincho las mias y tiro su cuerpo sobre mi. Metio sus brazos por debajo de los míos y me sujeto fuerte. Aaaaaaaaaaaayyyyy oooooohhhh por Dios me empujo casi todo el bichote por el culo. Comenzó a sacar y a meter el inmenso pedazo de carne por mis intestinos. Aaaahhhh que dolor, se me salia la orina de cada embestida. Sentía ganas de hacer la necesidad y el no paraba, solo me daba mas y mas verga. En una de esas embestidas se le salio el pene de mi culo y un poco de excremento se me salio. Me sentía mal pero sabia que a el le gustaba lo que veía. Ya sentía gusto y menos dolor. Quería sentir su pene adentro por completo. Le culeaba rápido, yo misma me enculaba ese pedazo de carne completo. Sentía su pene profundo en mis intestinos aaaaaaarrrrrgggg que fuerte estaba eso.
Comenzó a decirme;
El – Maritza mamita me voy a venir, aguantame mami que te voy dar duro. Ay coño me encanta tu culo mami. Lo tienes rico, me gusta mas que el de tu hermana. Lo tienes bien apretaito mami, me aprietas el pito bien cabron. Tu culeas mejor que tu hermana. Ahhhh puñeta Maritza que rica tu estas, te voy a llenar ese culo de leche mami ayyy si cabrona me estoy viniendo ahhhhhh ahhhhhh aayyyy si mami siii que rico Maritza que rico tienes el culo mami.
Yo – Si papi este culo es tuyo papito. Suavecito, sacalo suavecito papi que me duele.
Por mas que le dije que lo sacara suave, saco ese morcillon completo de un tirón. Por mas que apreté mi ano, siempre se me salio un buche de mezcla de semen. Y según caminaba hacia el baño. Alberto se reía y a mi se me caía la cara de vergüenza. Nos metimos a la ducha y nos dimos un rápido baño. Cuando nos estábamos secando, Alberto ya tenia de nuevo una semi erección. Que lindo se veía ese pingo. Es que como lo tiene tan grande, cabeza moradita, gordote y venoso, me daban ganas de pegarme a el rápido. El se lo imagino por que me pidió que se lo mamara. Comencé a chupárselo y a introducirme lo mas que pudiera de ese sable en mi boca. A penas me cabía poco mas de la cabeza. Termine sentada en el toilet, mirándolo a el pajearse ese pingote y yo dándome dedo en la chocha. Me vine rápido viendo aquel animal de bicho bien inflamado y morado. De momento un fuerte chorro de leche espesa choco mi nariz y boca, y otro mi frente y otro mi barbilla y otros dos de menos cantidad en mis tetas. Wow mi cuñado es un semental.
He tenido varias relaciones con hombres mas calientes que mi cuñado, pero con ese penesote que tiene hace que cualquier mujer quiera tirárselo. Lo peor es que después que una prueba algo de ese tamaño, aunque tengas tu pareja, después de un tiempo, deseas tenerlo de nuevo, deseas tener nuevamente ese inmenso pene, grueso, firme, morado y bien venoso profundo, estirándote las paredes de la chocha o culo.
Desde entonces visitó con frecuencia a mi ahijado y de paso le doy unas tremendas cogidas a mi cuñado y me como esa pingota a mi antojo.
Chicos Hot Chicos Hot Fotos de Famosas

sábado, 22 de febrero de 2020

Beso negro (Video Porno)

Beso negro (Video Porno)

Videos porno Amateur de dos jovenes teniendo sexo anal frente a la web cam, donde él le da un beso negro a ella y ella le hace un beso negro a él.
Ambos aman el sexo anal y lamerse el culo hasta venirse.
Si eres fan del beso negro, este video porno casero te encantará.
En Chicas-Amateur puedes ver este y más videos porno gratis on-line, simplemente haz click en play, porno gratis fácil! Porno Amateur Gratis!!!


Video Porno Casero : Beso negro



Relato erótico Beso húmedo BESO NEGRO


—Voy a ducharme.
Me acurruqué intentando dormir. No pude. Mis huellas se borrarían y me puse celosa. Salté de la cama, caminé con sigilo y le espié por la rendija. El agua se deslizaba por su cuerpo y su piel brillaba húmeda. Estaba sedienta.
Entré en la bañera y me puse detrás de él.
—Le voy a cachear. No se resista, señor.
Se rió. Apoyó las manos contra las baldosas y separó los pies. Comencé a enjabonarle demorándome en cada recoveco, en cada pliegue, en cada poro. Le aclaré con la ducha y me arrodillé. Mis labios se deslizaron por sus muslos, apresaron sus testículos y los chuparon con gula. Estaban duros, húmedos y ardían. Yo también. Mi lengua se arrastró y pulsó, rítmica, en la pequeña hendidura. Arqueó la espalda y sentí que se iba a correr. No, todavía no. Separé sus glúteos y lamí los pliegues rugosos describiendo círculos cortos. Mi lengua le penetró buscando sus entrañas y mi mano trepó buscando su sexo. Las dos se movieron al unísono y comenzó a gemir. Aceleré el ritmo. Su cuerpo se tensó y se corrió con un gruñido.
Me incorporé y le di un azote cariñoso.
—Mi culito está limpito.
Me giró con fuerza pegándome contra la pared.
—Tú, no.

Leía su novela tan metida en la historia como Bastian en Fantasía. Solo existía el mundo que él había creado. Este se había difuminado hasta el punto de preguntarme cuál era el real. Sus manos me sacaron del ensueño y me trajeron de vuelta. Me bajaron las bragas sacándolas por los tobillos y cuando su boca trepó supe que me iba a comer. Alcé la cadera, apoyé la cara en el libro y me dejé llevar.
—Lee en voz alta.
—Pero…
—Lee.
Hundió la cara entre mis muslos y lamió. De lado a lado, de abajo a arriba, de arriba a abajo… creí enloquecer. Juro que lo hice cuando separó mis glúteos y hundió la lengua hasta el fondo. Un dedo la siguió hasta el centro del abismo y pronto fueron dos. Gemí.
—Lee.
Me chupaba y penetraba con una cadencia sutil. Pronto la descifré: yo marcaba el ritmo o, tal vez, él marcaba el mío; la simbiosis perfecta entre narrador y oyente, entre escritor y lector. Me paré en una frase, su lengua se detuvo. Leí más deprisa, culebreó. Saboreé las palabras, deletreó. Una y otra vez. Una y otra vez. Una y otra vez.

viernes, 21 de febrero de 2020

Orgía de universitarias colombianas amateur en Chaturbate (Video Porno)

Orgía de universitarias colombianas amateur en Chaturbate (Video Porno)

Videos porno Amateur de chicas paisas colombianas xxx universitarias de Medellín, Colombia, siendo enfiestadas en puras orgías mientras se filman para ganar dinero por Chaturbate teniendo sexo.
En Chicas-Amateur puedes ver este y más videos porno gratis on-line, simplemente haz click en play, porno gratis fácil! Porno Amateur Gratis!!!


Video Porno Casero : Orgía de universitarias colombianas amateur en Chaturbate 



Relato erótico Orgía de universitarias colombianas amateur en Chaturbate
Tenía un grave problema, mi padre me había anunciado su visita para dentro de un mes y el apartamento después de la última fiesta, había quedado en bastante mal estado, las paredes pintadas gracias a las bromas de Pepi y Rosa.

Me llamo María tengo 20 años y estudio en Granada, mi padre había comprado el apartamento cuando inicié la carrera, y después dijo que lo vendería ya que él no pensaba venir a vivir a esta linda ciudad.

Pepi era mi prima y compartía habitación y cama con Rosa, las dos mantenían una relación de más de seis meses y yo ocupaba la otra habitación. Cuando llegaron de la Facultad, les tenía preparada la comida, ya que esa semana yo tenía clase por la tarde y me había tocado cocinar para las tres, les dije la noticia, que mi padre venía dentro de un mes y que teníamos que pintar el apartamento.

Pepi, tenía 22 años, alta morena con una gran melena, buenas tetas y unas piernas delgadas pero con buenos muslos y mejor culo. Rosa tenía 21 años, alta pelirroja con muchas pecas y más bien gordita, tenía unos pechos que eran enormes y siempre estaba de buen humor, le gustaban las mujeres y por las batallas que sentía desde mi habitación, tenía que hacer muy feliz a mi prima.

Durante la comida, Rosa dijo que tenía un primo que vivía en un pueblo cercano que era pintor de brocha gorda y al parecer muy bueno, ya que de apodo, le llamaban “El Artista”. Quedamos en que para la próxima semana, iría al pueblo y vendría con él para pintar el piso.

Después de la comida, pasamos al salón para ver una película que había alquilado mi prima y bastante más tranquila nos pusimos cómodas, ellas dos se sentaron en el sofá, mientras yo, me senté en el otro sillón, bajamos las persianas para tener más oscuridad y conectamos el video.

Estábamos a mediados de junio y el calor se dejaba sentir, sobre todo por las tardes, ya que por las noches refrescaba bastante por tener muy cerca Sierra Nevada. Las tres estábamos en camisón y solamente con las braguitas.

La película trataba de una mujer colombiana, vendida por sus padres a una red de traficantes de mujeres, y las aventuras que había tenido en los diferentes países por los que había pasado, estaba muy bien realizada y las escenas de cama se repetían una y otra vez.

Una de las veces que miré para el sofá, vi cómo mi prima Pepi, tenía las piernas abiertas y dejaba ver sus muslos y sus bragas, sentí un leve cosquilleo en mis piernas y los pezones se `pusieron duros.

En una de las escenas más duras de la película, la protagonista estaba siendo violada por delante y por detrás por dos negros con dos pollas descomunales. Miré de reojo nuevamente al sofá y Rosa le tenía metida la mano derecha por encima del camisón y le estaba tocando las tetas a Pepi, mientras que la otra mano la tenía en los muslos y se los tocaba con gran placer.

Nunca se habían portado así delante mía ya que guardaban las apariencias y como dije antes, solamente las sentía por las noches en su habitación. Yo seguía mirando la película, como si no me enterase de nada, pero de reojo no dejaba de vigilar el sofá, los pezones los tenía de punta y el picor en mi chocho era cada vez mayor.

En la película una china le estaba comiendo el coño a la protagonista, mientras que el dueño del burdel se hacía una paja, con una tranca de 20 centímetros. Mi prima, había pasado una pierna por encima del respaldo del sofá y se había recostado, mientras que Rosa, le había separado el pernil de las bragas y le tenía metidos dos dedos en su enorme raja.

Rosa tenía las piernas abiertas y Pepi, le había metido el dedo gordo del pie derecho, en su chocho. Las dos jadeaban y ni se acordaban de la película ni de mí, yo bajé la mano y por encima del camisón, teniendo mucho cuidado que no me vieran, empecé a masajear el clítoris.

El timbre del teléfono sonó en ese momento y todas recuperamos la normalidad, se había roto el encanto, Rosa se incorporó y contestó al mismo, me dijo que se trataba de Carlos mi novio que quería hablar conmigo. Quedamos para dentro de un rato que vendría a recogerme con su moto para llevarme a la Facultad.

La película había llegado al final y mientras la cinta se rebobinaba, les dije que me iba al cuarto a vestirme. Nada más entrar, cerré con el pestillo de seguridad la puerta y quitándome el camisón me quedé en bragas, los pechos en forma de pera de los cuales estaba tan orgullosa, tenían el pezón tan duro que me hacía daño, me puse frente al espejo y metiéndome la mano por entre las bragas, empecé a tocarme el chocho que estaba totalmente empapado. Me gustaba ver mi figura reflejada en el espejo, tenía una buena cantidad de pelos en el chocho que se salían por el pernil de las bragas y una raspa de pelos que me salía del ombligo lo cual impedía que me pudiese poner bikini.

Me abrí de piernas y metiéndome dos dedos en la raja, empecé un rápido mete y saca que en pocos segundos, me llevó a un tremendo orgasmo. La calentura no había desaparecido del todo y cogiendo los pezones con ambas manos comencé a pellizcarlos con rabia, un golpe en la puerta y la voz de mi prima diciéndome que Carlos había llegado, me enfriaron del todo, me vestí rápidamente y dando un portazo salí del apartamento.

Carlos estaba en su moto y después de un beso apasionado, me monté de un salto y salimos pitando. La camisa le tenía por fuera del pantalón y durante todo el viaje hasta la facultad, le fui tocando la polla por encima ya que la gente no podía ver nada.

Llegamos al jardín y Carlos siguió por la valla hasta la caseta de la luz, yo sabía que le había puesto a caldo, nos bajamos de la moto y apoyados en la pared de la misma y fuera de las miradas indiscretas, se bajó los pantalones y sacó su tranca, que era larga pero sí muy gorda.

-Tenemos 15 minutos para que me hagas una mamada- dijo.

El capullo lo tenía a reventar, me puse de rodillas y cogiéndole las pelotas empecé a darle grandes lametones en el glande, con las primeras caricias, aquello adquirió unas proporciones maravillosas, la lengua empezó su trabajo, mientras toda la boca la tenía ocupada con su hermosa polla, le estrujaba los huevos, mientras que con la otra mano le tocaba las nalgas.

Carlos se envaró de pronto y soltando un gritito, empezó a soltar leche, mientras daba pequeños suspiros de placer. Con un pañuelo lo limpié lo mejor que pude y dándole un beso en la boca, salimos nuevamente en moto camino de la clase.

Cuando llegué al piso, estaba solamente Rosa, me dijo que Pepi había ido a dar una clase particular y que sería doble ya que estábamos próximos a los finales. Pasé al cuarto de baño y después de ducharme, salí en camisón para prepararme algo de cenar, Rosa estaba en la cocina preparando patatas y huevos mi comida favorita y me dijo que estaba haciendo para las dos, ya que Pepi vendría cenada de la casa de su alumna.

Nos sentamos en la misma cocina y mientras comíamos Rosa me dijo que si no le iba a comentar nada de lo que había pasado esa tarde. Yo me quedé muy cortada e intenté salirme por la tangente diciendo que había estado muy pendiente de la película y no había visto nada.

Rosa se levantó y acercándose se puso detrás mía, me cogió por los brazos y arrimando su boca a mi oído, me dijo que me había visto cómo me había tocado por encima de las bragas, mientras ellas dos se amaban y que eso no tenía importancia que a pesar de lo que decían los puritanos, dos mujeres disfrutaban igual o mejor que un tío y una tía.

Me metió la lengua en la oreja y comenzó a darme besos en la cara, sus manos dejaron los brazos y por encima del camisón me tocó los pechos. Me puso de pie y se puso enfrente de mí, apagó la luz de la cocina y quedamos medio en penumbra ya que solamente nos llegaba la luz del pasillo.

Se quitó el camisón y sus grandes tetas quedaron al descubierto, solamente quedó en bragas, me levantó los brazos y me sacó también el camisón, con la tenue luz que entraba era más que suficiente para sentirnos confortables.

Sentí sus labios besar los míos mientras sus manos masajeaban mis pechos, luego con su lengua abrió mi boca y la introdujo hasta la campanilla, el placer era intenso, sus manos maestras bajaron hasta mi ombligo a cuando notó la raspa de pelos, acercó nuevamente su boca a mi oído y me dijo que quería comerme el coño.

En ese momento reaccioné y apartándome un poco de ella, le dije que yo no podía hacerle eso a mi prima. Rosa soltó una sonora carcajada y recogiendo el camisón, salió de la cocina, dejándome medio en cueros y con una calentura de campeonato.

Mi prima Pepi, llegó sobre las once de la noche y al vernos a las dos sentadas mirando el televisor y sin hablarnos, sospechó que había pasado algo y empezó a darnos bromas tanto a una como a otra, hasta conseguir romper el hielo y al final acabamos las tres de bromas.

El viernes por la tarde Rosa se fue al pueblo y nos dijo que vendría al domingo con su primo el “artista” para pintar el piso. Fuimos hasta el autocar con ella a despedirla y después estuvimos viendo ropa en un gran centro comercial, luego invité a mi prima a cenar y nos tomamos una jarra de sangría fresquita ya que el calor era sofocante.

Llegamos al apartamento bastante tarde y un poco mareadas, lo primero que quería era darme una buena ducha y mi prima dijo que ella también. Nos metimos las dos en el cuarto de baño y sin cortedad ninguna nos quitamos toda la ropa quedándonos totalmente desnudas.

El agua caía sobre nuestros cuerpos, dándonos una agradable sensación de placer, en un momento dado, mi prima se escurrió con el jabón y cayó literalmente encima de mí, a punto estuvimos las dos de irnos al suelo, nos quedamos abrazadas por la cintura recuperándonos del susto.

-Gracias primita guapa, si no llega a ser por ti ahora estaría jodida- dijo mi prima y acercando su cara, me dio un suave beso en los labios.

Seguíamos abrazadas totalmente pegadas, mi prima me había metido su pierna entre las mías y su muslo lo tenía clavado en mi chocho. Mi mano bajó de la cintura y empecé a tocarle el culo, mientras la besaba en los labios. Pepi me había introducido la lengua y con su mano derecha me tocaba el clítoris, masajeándolo suavemente, bajó su boca hasta mis pechos y mordía los pezones. Yo iba a reventar de placer y de pronto mi prima se puso como pudo de rodillas y poniéndome una pierna encima del borde de la bañera, comenzó a darme lametones en mi chocho, hasta que mi cuerpo lleno de placer, se sacudía una y otra vez con un prolongado orgasmo.

Me sentía aturdida ya que nunca había tenido relaciones con una mujer, mi prima me dejó sola en el cuarto de baño y se fue a la salita a ver la tele. La tarde del domingo, se presentó Rosa con su primo el pintor y nada más verlo, Pepi y yo dimos una tremenda carcajada.

Anselmo que así se llamaba el “artista”, tenía 30 años, medía metro y medio, calvo, y más feo que un mono. Al día siguiente a los 8 de la mañana, ya estaba pintando y nosotras salimos a hacer la compra, cuando llegamos, el calor pegaba fuerte y Anselmo tenía puesto solamente un pequeño bañador. Sorpresa, el paquete del tío era descomunal y los pelos negros y largos le salían por ambos perniles.

Cuando llegó la hora de comer, nos sentamos con Anselmo y nos esperaba otra gran sorpresa, el “artista” no paraba de contar chistes y nosotras de tanto reír, se nos saltaban las lágrimas. Cuando terminamos de comer una suculenta comida, regada con dos botellas de Rioja, nos sentamos en la salita y fue mi prima Pepi, la que le dijo a Anselmo que el bañador tenía mucho relleno, ya que no era posible marcar tanto paquete.

Anselmo se bajó él mismo hasta las rodillas, y entre una gran selva de pelos, apareció una morcilla que arrugada como estaba mediría 18 cm. A pesar de la sorpresa, ninguna se movió de su sitio y las miradas, estaban dirigidas hacia esa enorme verga.

Anselmo se levantó y acercándose a mi prima, se la puso junto a los ojos y le dijo que de relleno nada de nada. Pepi, sin decir nada, le agarró la tranca y sacando la lengua, empezó a mamársela, aquello al segundo lengüetazo, adquirió un tamaño enorme. Rosa se había acercado por detrás a su primo y arrodillándose, le metió la lengua en la raja del culo y comenzó a ensalivarlo bien.

Mi prima tenía todo el cipote metido en la boca y le estaba efectuando una mamada de campeonato. Rosa seguía trabajándole el culo y Anselmo con los ojos medio cerrados, me llamó a grandes voces para que me uniera al grupo.

Me levanté con la mirada fija en la escena y me acerqué a ellos. Anselmo me desabrochó la blusa y sacándome el sujetador, me chupaba los pezones y me magreaba los pechos.

De pronto unas manos se metieron bajo mi falda y me bajaron las braguitas, como pude miré para abajo y vi cómo Rosa se había metido bajo mi falda y al momento sentí su boca en mi chocho, las manos las tenía ocupadas en mi culo y no paraba de magrearlo, mientras su lengua entraba y salía por mi rajita, el gozo era tremendo, yo quería que aquello no tuviese fin.

Pepi había dejado el cipote y había sacado de debajo de mi falda a Rosa, la arrastró al centro del salón y desnudándose, le brindó su cuerpo totalmente desnudo. Anselmo me levantó la falda nuevamente y apoyándome en el butacón, me abrió las piernas y apunto la descomunal cabeza de su carajo en el centro de mi raja que por cierto estaba chorreando, de un certero empujón, la clavó hasta el fondo, sentía los huevos cada vez que la metía hasta el fondo, sus manos tocaban mis pechos y su boca, mordía la mía haciéndome un daño tremendo.

Pepi y Rosa se habían puesto en pelotas y se estaban comiendo el coño ambas en un 69 fantástico. Las tremendas convulsiones de Anselmo, me anunciaron lo que pasó a continuación, un gran chorro de esperma, inundó mi chocho resbalando por mis muslos, justo cuando yo tuve otro tremendo orgasmo.

Anselmo totalmente derrotado se tumbó en el sofá, mientras Pepi y Rosa por los suspiros y gritos que daban, acababan de tener una victoria total.

Los días siguientes, pasaron muy rápidos y divertidos, ”El Artista” dejó el piso en perfectas condiciones y a nosotras sus inquilinas, nos dejó totalmente relajadas, felices y satisfechas.

miércoles, 19 de febrero de 2020

Cornudo en trío con su esposa y su mejor amigo (Video Porno)

Cornudo en trío con su esposa y su mejor amigo (Video Porno)

Una mujer joven colombiana amateur quiere probar un trío y convence a su marido de aceptar hacerlo con su mejor amigo. Este video made in Colombia de un Cornudo en trío con su esposa y su mejor amigo es un video porno casero de 18 minutos de gran calidad con una hermosa latina gozando con una verga en el culo, una polla en el coño y un consolador adicional en la vagina por si no le bastaba el sexo oral y la doble penetración.



Video Porno : Cornudo en trío con su esposa y su mejor amigo


Relato erótico : Cornudo en trío con su esposa y su mejor amigo

Quiero relatar una confesión que me hizo mi esposa hace poco primero les platico de nosotros somos un matrimonio joven ella una mujer muy linda delgada piel clara de un cuerpo riquísimo pero normal ni mucho ni poco yo por otro lado no tan guapo, tímido y muy serio muchos me preguntan como terminamos casados jeje.

Entrando a lo bueno a mi siempre me excito o me gusta preguntarle a mi esposa por sus relaciones anteriores y que me platicara lo que hacían pero ella se daba mucho a respetar a si que lo que mas hizo con antiguos novios fueron manoseos y una que otra mamada de verga poco a poco me gustaba mas la idea de saber lo que hizo mi esposa pero no había mucho que contar a si que cada ves mas se me fue metiendo la idea de que me pusiera los cuernos de que se vistiera mas atrevidamente y poco a poco le fui comprando ropa mas escotada rabona de tela mas delgada tangas de hilo y fui sacando la ropa menos hot a si como ir quitándole el gusto por usar brasier y solo dejar unos pocos para la familia .

A si como al salir con amigos hacer que tome de mas y dejarla sola mas tiempo del debido mientras la observaba a distancia tiempo después le convencí de salir a divertirnos pero ella con un vestido super pegado y corto al que muy fácil mente se notaba toda la ropa interior a si que lo usaba sin nada debajo mas que el vestido y unos tacones en mi mente quería otras cosas como que algún amigo sé la cojiera la seduciera o se morrearan pero nunca me pude animar a confesarle esa fantasía en mi a si paso un tiempo hasta que por mala o buena suerte en una discusión y borracha y algo mas me fue infiel con un amigo de los dos y esa misma noche justo después de que terminaron de coger fue y me lo confeso todo pudo mas mi morbo mi excitación que le perdone todo y al estar en casa le pedí que me platicara todo lo que hizo con lujo de detalle.

De primero no quiso pero al final acepto y cogimos pensando en como cogió con nuestro amigo y ahí fue que me anime a confesar mi fantasía y empezar a convencerla de realizarla a si fue como fuimos entrando en el ambiente sw al que ya tenemos 3 años de diferentes experiencias placenteras y otras no y que me gustaría ir les contando con el tiempo en otros relatos lo que si les quiero platicar y que esto me lo acaba de decir mi esposa hace poco es que antes de todo esto y de que le contara mis fantasías ella se hizo amiga de un tipo al que llamaremos Jorge trabajaban juntos en el turno de la noche yo en el de la mañana el caso que mi esposa Karla así se llama no es de las que les guste tocarse en sus momentos a solas pero que con el le era imposible no hacerlo y se masturbaba varias veces en el día cuando yo trabajaba una vez me toco salir del trabajo y la encontré total mente desnuda en la cama mi pensamiento fue de que estaba con su amigo cogiendo pero lo que hice fue besarla y cogimos muy rico para después irme al trabajo con la idea de que estaba haciendo en realidad y si estaría jorge escondido en algún lugar de la casa ya ahora se que era solo su calentura y también que al irme yo ella todavía se volvió a calentar y se masturbo un buen rato mas de ahí se quedo en ella un deseo y unas ganas de coger con jorge pero a pesar de que iniciamos en el sw no me dijo nada hasta mucho tiempo después.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Aviso Legal Chicas Amateur

Aviso legal: Abandona esta web si eres menor de edad : Web de contenido adulto (siguiendo la normativa especificada en la ICRA) © 2008 Spain.
No nos hacemos responsables del material del sitio, son fotos y videos que nos mandan los usuarios, si alguien se siente ofendido o reconoce como propio el material y desea que no se publique, por favor lo notifique y enseguida será borrado.