domingo, 26 de mayo de 2013

Priscila mamando la polla

Priscila es maestra y compañera de trabajo de Carlos, cuando su novio la dejó, ella buscó consuelo en su compañero y éste, como buen amigo, cumplió con su deber! Aquí nos muestra en las fotos como la consuela dejandose mamar la polla por su joven compañera de trabajo de apenas 22 años! Esta joven morocha amateur Se mete toda la polla en la boca!!
Para ver las fotos en tamaño real, simplemente haz click en la imagen elejida!

Priscila mamando la polla



mamando la polla

A pesar de que sabía que la distancia sería un problema, seguí en una relación con mi novia cuando me fui a trabajar a otra ciudad. Llegué a una escuela donde había poco que contar, hasta que un día se me acercó una de las maestras con el pretexto de que yo le ayudase con un programa de educación sexual, cosa que se me hizo extraña pues sabía que lo estaba diseñando con otra maestra además es raro que le pidan consejo al nuevo. Hablando con ella en ese momento me di cuenta de que era una mujer probando el terreno, que quiere mostrarse fuerte y agresiva pero es blanda por dentro, por las cosas que me decía era obvio que lo del programa de educación sexual era una excusa para saber de mí, hasta que decidí ponerle freno cuando me preguntó lo que quería:
-¿y a ti qué te gusta en la cama?
-no creo que usted quiera saber eso.
-¿y eso por qué?
-porque me parece que usted se da a respetar y no le gusta lo agresivo.
Me imaginé que o me dejaba en paz o me la iba a coger. Le sostuve la mirada un momento y ella empezó a hablar de otras cosas y se fue. Al finalizar el día se me acercó para pedirme ayuda con el programa, osea que no se quiso mostrar como una ofrecida. Su cuerpo no era exuberante ni era la más bella, pero algo tenia su mirada que me hacía querer darle cachetadas y besarla. Llegamos a su casa, comimos y le ayudé con su trabajo, luego me platica su vida: mujer de 45, con una hija y divorciada hace mucho porque se dedicaba de lleno a su trabajo (además de maestra estaba en una empresa). Y en lo que soltaba palabra tras palabra y bebíamos un poco y empieza a abrir las piernas y cerrarlas, dejé de escuchar lo que decía para sentarme a su lado, me miraba desafiante y esperando a que hiciera algo. Le acaricié la pierna, más como un roce que como un agarre y ella me tiró una cachetada sin decir nada, yo apreté su pierna con mi mano y como no hizo gesto por quitarla usé mi otra mano para tomarla por la nuca y le pregunté al oído:¿cogemos ya?
Aun con ropa puesta nos restregamos las pelvis, me dijo "quítate pinche cerdo" al mismo tiempo que me besaba el cuello, cuando me lo volvió a decir le jalé la cabeza hacia atrás y le di una caricia ruda en los labios. Nos empezamos a desvestir y volvimos a besarnos estando de pie. De repente dijo:
-no, sólo me quieres coger.
-claro, por eso estoy aquí, maestra.
La tomé del cabello y la forcé a hacerme oral, luego nos acomodamos en el sillón para yo empezar a meterle los dedos en su húmedo interior. Estaba muy resbalosa así que empecé a revolver su clítroris mientras ella me la mamaba tan hondo como su boca podía. Se levantó como resorte de repente y se tambaleaba un poco, estoy seguro de que tuvo un orgasmo. Me pidió que la cogiera en su cama.
Me acosté y la dejé divertirse estando arriba, me decía cosas como "quiero un hombre no un niño", "¿no te gustan las putas?" Y la clásica "me encanta tu verga". Hasta que me aburrió y le metí una bofetada, ella se recostó boca abajo y la penetré con dureza a la vez que la tomaba del cabello, acerqué mi boca a su oído y le pregunté "así te gusta?" Respondió sin aliento que sí. Le daba tan duro que era de esas veces en que piensas que se va a romper el condón, bajé un poco el ritmo y con mi dedo índice robé un poco de sus jugos, acaricié su ano y lo deslicé lentamente en sus entrañas. "No soy tu puta" me gritó, pero le di otra caricia rápida en los labios y un "cállate, pendeja", al fin y al cabo eso le gustó tanto que se movía más. Se vino mientras la jalaba del cabello y le decía que le reventaría el culo.
Cuando se le calmaron un poco los espasmos en las piernas me quité el condón y la hice chuparme la verga mientras le seguía dedeando el orto. Usualmente a mi novia le meto tres, pero no me sentía con ganas de esperar. La saqué de su boca y le dije que escupiera, lo hizo pero se me quedó viendo con un poco de temor sabiendo qué se venía. Me puse encima de ella, tomé posición para hacerle el anal y vi cómo se aferraba a las sábanas, me deslicé lentamente y con algo de resistencia entré en ella.
Gritaba fuerte, y por un momento pensé en detenerme pero ella dijo "serás cabrón" y movía la cola despacio. La dejé acostumbrarse hasta que me empezó a preguntar si le iba a llenar el culo de leche, y siguió repitiendo cosas similares. La alcé de las caderas para ponerla de perrito y me aferré a ella mientras la penetraba sin parar, sus gritos y gemidos eran casi ensordecedores. Solté un pugido y ella decía "lléname, papi" mientras me venía dentro de ella, no dejé de moverme hasta que sentí que lo había dejado todo dentro de ella.
Descansamos lado a lado unos instantes, nos mordimos un poco y ella cerró sus ojos. Le dije que me metería a bañar y sólo hizo un ademán, para cuando salí ella ya estaba dormida. Siendo como soy, me fui a su cocina envuelto en la toalla buscando qué comer cuando me volteo y está su hija viéndome. De 18 años, esbelta pero con buenas curvas y una cara preciosa. Lo primero que me dice es un halago.
-Pensé que serías un viejo, pero por cómo gritaba pensé que a la mejor la mataban.
-¿por qué?
-Pues ella está vieja, y tú eres como de mi edad.
-Trabajo con tu madre, es todo.
-Por los gritos que escuché no creo. (Me reí cuando dijo eso)
-¿Tu mamá sabía que estás aquí?
-No, debería estar en la uni, pero no fui. Al igual que ella debía irse a trabajar pero ahí está.
-¿Y quieres la misma incapacidad para faltar?
Si bien es su hija, se me antojó darle y ella no se hizo del rogar, se acercó a mi y me quitó la toalla, nos besamos y empecé a tocarla. Sus tetas eran pequeñas y suaves, olía a vainilla, también apreté su trasero firme, se me antojaba darle nalgadas. Desabroché su short para meter mi mano bajo su calzón, estaba empapada, seguramente por escuchar cómo se cogían a su madre. Me sacó de ahí y se arrodilló para hacerme una mamada. Un tanto inexperta pero con ganas.
Se desvistió, se acostó sobre el sillón, puse sus piernas en mis hombros y empecé a bombear. Sus pujidos eran ahogados, y la mirada de lujuria me recordaba a la de su madre, mientras le seguía dando puse mi mano derecha sobre su cuello y apreté, ligeramente, más como sujetar que asfixiar. De repente me pidió un beso, yo le di una cachetada, me volvió a pedir un beso, y nos acomodamos para seguir bombeando y podernos besar. De repente pidió que no me detuviera y un gemido bajo salió de su boca, sus piernas se enredaron en mi espalda y empezó a temblar sin control.
Me preguntó si ya me había venido, al darle la negativa se levantó y me llevó de la mano al cuarto de su madre, se subió a la cama con ella aun durmiendo, se puso en cuatro y ordenó "cógeme". Me dio más morbo y le daba con más fuerza, los sonidos, fuertes gemidos y movimientos la despertaron. Cuando por fin entendió lo que pasaba pude ver una mirada de furia, pero antes su hija habló: Me está partiendo en dos, mamá.
Creo que iba a darle una cachetada pero su hija fue rápida pues la tomó del rostro y la besó, bajó a sus tetas y se las mamaba quizá pensó en cuando era una bebé y la amamantaba. La escena me exitó y empecé a darle con más fuerza, me vine. Cuando volví a estar en mis sentidos, me salí de ella, me exprimí la verga para asegurarme que todo el semen quedara en el condón y me acerqué a ellas. Tomé del cabello a la hija para que me la limpiara con su lengua, cuando hizo por sí misma esa tarea, tomé a su madre por el cuello y le dije que abriera la boca, me miraba con odio pero lo hizo, y con la otra mano metí el condón ahí y le dije que probara los jugos de su hija. Luego de que lamiera se lo saqué y vertí el contenido sobre su cara. Le di una última caricia brusca a sus labios y luego un beso.
Después de eso me corrió de su casa, no volvimos a hablar durante un tiempo. Ella me evitaba en el trabajo, y no me interesó lo suficiente para hacer un intento. Y eso pasó con la maestra que se creía muy brava pero le di una tunda.
Chicos Hot Chicos Hot Fotos de Famosas

0 comentarios:

Publicar un comentario

Aviso Legal Chicas Amateur

Aviso legal: Abandona esta web si eres menor de edad : Web de contenido adulto (siguiendo la normativa especificada en la ICRA) © 2008 Spain.
No nos hacemos responsables del material del sitio, son fotos y videos que nos mandan los usuarios, si alguien se siente ofendido o reconoce como propio el material y desea que no se publique, por favor lo notifique y enseguida será borrado.